Rana espectro

Ofrece la visión de su anatomia interna

Los Heleofrininos, que constituyen una subfamilia en el seno de los Leptodactílidos, sólo comprenden cinco especies, que se encuentran únicamente en el sur de Africa. La rana espectro no se encuentra más allá de la península de El Cabo. Vive en las orillas de los ríos rápidos que descienden de las altas mesetas del sur de la provincia de El Cabo. Su nombre procede, sin duda, del hecho de que se pueden ver por transparencia sus visceras abdominales, ya que la blanca piel de su vientre es finísima. Otra particularidad anatómica que comparte, además, con los Elosinos (ranas del este de Brasil) reside en el aspecto de sus dedos cuyo extremo está ensanchado en forma de T. Su forma de vida, como se ve por sus grandes ojos negros con pupila vertical, es nocturna. En cuanto anochece, las ranas espectro, que pasan todo el día escondidas bajo las piedras a lo largo de los torrentes, se dedican a la búsqueda de pequeños insectos a los que van a sorprender incluso en los árboles; aunque en este aspecto hay diversidad de opiniones Las hembras se diferencian de los machos por su mayor tamaño. Ponen de 30 a 40 grandes huevos amarillentos ricos en vitelo que deben, aparentemente, ser depositados a lo largo de los ribazos. Desde que hacen eclosión, los renacuajos son arrastrados hacia los torrentes por las lluvias invernales. Allí, perfectamente adaptadas para resistir a la corriente, sobre todo por la presencia de ventosas bucales, se adhieren a las piedras donde pueden ramonear los vegetales microscópicos y esperan la hora de la metamorfosis.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *