Rana leopardo

También se le llama rana mugidora

La rana leopardo debe su nombre a las manchas negruzcas que adornan la región anterior de su cuerpo, pero en su amplio hábitat se encuentran varios tipos de coloración, aunque eso no significa que se trate de razas distintas. La especie es común en América central y en América del Norte donde vive en lugares muy húmedos y con frecuencia pantanosos. Si bien se aleja a menudo del agua en busca de insectos, en el período de la reproducción, a principios de la primavera, vuelve al pantano o al estanque próximo a su residencia y allí es donde se desarrollarán el apareamiento, la puesta y el crecimiento de los renacuajos. Los saltos más grandes pueden pasar de 1 m e incluso de 1,50 m, según su tamaño. Los americanos organizan con ella concursos de salto. Esta extraordinaria capacidad que se encuentra en muchas ranas se debe a la magnífica adaptación de los miembros posteriores, largos y muy musculosos (lo que, por otra parte, despierta el interés de los gastrónomos); aparte de esto, las longitudes de las ancas, de las patas y de los pies son sensiblemente iguales. Durante la primavera, no cesa de atrapar los pequeños insectos de los que se alimenta. En cuanto uno de ellos pasa a su alcance, su lengua bífida se proyecta sobre él y se queda pegado en el viscoso líquido que la cubre. Aunque puede poner de 8000 a 9000 huevos durante todo el período de la reproducción, a causa de los depredadores y del largo desarrollo larvario, sólo un pequeño número llega a desarrollarse completamente y a convertirse en esos adultos tan buscados.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *