Rana verde

Es un rompecabezas para los zoólogos

La rana verde que todos conocemos bien, y que anima los estanques y los pequeños lagos con sus cantos sonoros, es, en realidad, uno de los animales europeos peor conocidos. La clasificación, e incluso la identidad de esta especie han estado y siguen estando sujetas a controversias en los medios científicos. La teoría más reciente dice que la rana verde es un híbrido natural estable entre la rana reidora, Rana ridibunda y la rana de Lesson, Rana lessonae. Así, la Rana esculenta no sería verdaderamente una especie en sí misma, sino el producto de apareamientos equivocados en el mundo crepuscular de los pantanos. Independientemente de lo que piensan los especialistas, conocemos a esta bonita rana y apreciamos la vida que aporta a nuestras zonas húmedas tan amenazadas en la época actual. La rana verde tiene costumbres esencialmente acuáticas y jamás se la encuentra lejos del agua, en la que se sumerge a la menor alarma. Su huida es rápida y nada en zig-zag bajo el agua para ir a esconderse en el limo. Transcurre un tiempo más o menos largo hasta que reaparece en la superficie. Se alimenta de toda clase de presas vivientes a las que captura atrapándolas bruscamente con su boca provista de numerosos dientes puntiagudos. En otoño la rana verde se retira al cieno o se mete en cualquier agujero de la orilla y entra en hibernación hasta marzo. Puede ocurrir, sin embargo, que durante algunos inviernos muy benignos, podamos ver ranas verdes en actividad, pero esto constituye un caso excepcional.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *