Ranita de Anderson

Sus renacuajos casi no se distinguen de los de otras ranitas

La ranita de Anderson pertenece a la familia de los hílidos, animales adaptados a la vida arborícola. América del Norte cuenta con una veintena de especies que se distinguen entre sí por el color y el tamaño. Todas tienen ventosas adhesivas en el extremo de los dedos de las patas anteriores y posteriores y una ancha membrana que une los dedos. Estos criterios permiten diferenciar las verdaderas ranitas pertenecientes al género Hyla. Hyla andersoni es huésped habitual de los pantanos, zonas inundadas y charcos de agua parda situados en las landas de pinos de Carolina del Norte. También vive en Nueva Jersey y forma pequeñas colonias en Georgia y Florida. Como todas las ranitas, resulta difícil encontrarla durante el día. Sólo cuando cae la noche se puede localizar su canto y descubrir así al macho, con el saco vocal inflado bajo la garganta. Esta ranita es de color verde uniforme en el dorso. En la parte lateral del cuerpo presenta una banda de color azul lavanda, a veces púrpura violáceo, realzada de blanco amarillento, que facilita su diferenciación. Además, la cara interior de los miembros posteriores es de color básicamente naranja. El canto que los machos emiten durante el buen tiempo se repite unas 75 veces por minuto, aunque la frecuencia exacta de estas llamadas depende de la temperatura del biotopo. Durante el mal tiempo, las emisiones sonoras son prácticamente inexistentes. La puesta de H. andersoni se produce a finales de la primavera en Nueva Jersey y hasta el mes de agosto en Carolina del Norte.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *