Ranita de San Antonio

Su dominio vital se encuentra en los árboles

Al contrario que las ranas, la ranita de San Antonio, perteneciente a la familia de los hílidos, es un animal arborícola que busca el agua sólo en primavera, en el momento de la puesta. Sus dedos poseen unos discos adhesivos gracias a los cuales la ranita trepa y se mantiene sobre las hojas. Dentro de un acuario puede subir sin dificultad por las paredes de vidrio y mantenerse durante horas sin resbalar ni caerse. Esta forma de adaptación no existe en ningún otro anfibio europeo. Existen dos tipos de ranitas en nuestro continente. La otra es la ranita mediterránea que habita en el Sur de Francia y en los países Mediterráneos. Se diferencia de la ranita de San Antonio por la carencia de la banda oscura que rodea los flancos de esta última y por la boca más larga y redondeada. Cuando es joven se la encuentra cerca de los pantanos, pero después de los dos años trepa a los árboles, arbustos o plantas herbáceas, donde pasa el verano. El agua sólo le es necesaria para la reproducción, ya que está perfectamente adaptada a la vida arborícola. Su piel segrega un mucus que la protege de la deshidratación. Durante los fuertes calores del verano la ranita busca un poco de fresco en las paredes de los pozos o en las hendiduras húmedas de los troncos. Es más bien nocturna, aunque a veces se desplace de día. Su dieta alimenticia se compone de insectos que captura hábilmente.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *