Raya común

Su forma ondulante de nadar es de las más graciosas

La raya es sin duda uno de los peces más destacables. Su forma aplanada y muy ancha le distingue de los otros habitantes de los océanos. La raya es, por otra parte, pariente mucho más cercano de los tiburones que de los otros peces, ya que, como ellos, su esqueleto está hecho de materia cartilaginosa y no ósea. La raya común es una de las numerosas especies conocidas. Frecuenta sobre todo los lechos arenosos o cenagosos y se la buscaría inútilmente por las costas rocosas. Pasa la mayor parte de su tiempo acostada sobre el fondo, porque no le gusta nadar en agua libre, aunque podría hacerlo perfectamente, con una agilidad que envidiarían muchos otros peces. No hay nada más elegante que una raya nadando, ondulando graciosamente sus aletas. Parece «volar» entre dos aguas como si fuera una gran rapaz. La raya busca su alimento sobre todo en los fondos. En su juventud, la raya común come crustáceos y otros animales invertebrados; más tarde, se atreve con las langostas y con los peces. Coge a su víctima y la ahoga con sus aletas pectorales, para devorarla seguidamente, ya que su lengua amenazadora está armada de varias filas de dientes triangulares. Aunque su vista sea buena, la raya detecta sus presas sobre todo por el olfato, que en ella es extremadamente fino. Para respirar, la raya aspira el agua por unos respiraderos especiales situados sobre la cabeza y lo expulsa por las hendiduras branquiales dispuestas a un lado y a otro de la boca, en la cara ventral. La raya pone sus huevos aisladamente. La cría se parece al adulto desde su eclosión.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *