Rinolofo

Caza a sus presas con radar

El rinolofo, más conocido por el nombre de murciélago de herradura, es un murciélago muy abundante en nuestras comarcas. En realidad, no hay más que un rinolofo, pero en unas sesenta especies diferentes distribuidas por todo el mundo. La especie representada en nuestra ficha vive en el archipiélago japonés. Todos los rinolofos se caracterizan por la forma de su nariz, que recuerda la de una herradura. En Europa, conocemos el rinolofo gran murciélago de herradura y el pequeño murciélago de herradura. Al contrario de otras especies que vuelan desde el atardecer, el rinolofo prefiere levantarse tarde y sale de su madriguera diurna al comenzar la noche o ya de noche cerrada. Efectúa varias salidas y vuelve a ratos a su escondrijo para descansar en el curso de la noche. Vuela bajo, entre 1 y 5 m del suelo y caza toda clase de insectos, siendo exclusivamente insectívoros. Los coleópteros y las mariposas nocturnas constituyen esencialmente su alimentación. Durante el día, el rinolofo se queda inmóvil, colgado de las patas posteriores, en un lugar oscuro y tranquilo. En cuanto aparece el frío a finales de otoño, el rinolofo entra en hibernación. Se abisma en un profundo sueño letárgico, en el curso del cual sus funciones vitales se retrasan en extremo. De este modo, pasa la estación mala sin padecer hambre y se despierta en primavera, cuando vuelve a encontrar insectos suficientes. Como los demás quirópteros, el rinolofo detecta sus presas y los obstáculos gracias a un sistema de radar: emite suaves gritos ultrasónicos y capta su eco con sus orejas, localizando así el objeto.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *