Salamanquesa meridional

Viaja mucho

La salamanquesa meridional es un pequeño saurio de la familia de los gecónidos ampliamente distribuida por todos los países ribereños del Mediterráneo. Se inclinaría uno a pensar que este animalito tiene predisposición por los viajes marítimos, después de haberlo encontrado al otro lado del Atlántico, en los Estados Unidos e incluso en Cuba. Esta aparente paradoja merece unas palabras. La salamanquesa meridional es una criatura casi invisible, con ciclo de actividad exclusivamente nocturno. Es, además, sedentaria y fiel a su territorio durante toda su vida. La explicación está en que se esconde, huyendo de la luz del día, bajo las cajas y dentro de paquetes depositados en las estaciones o los puertos mediterráneos. Se ve así transportada, a su pesar, a otros continentes. En algunas regiones del Mediodía de Francia, la salamanquesa meridional se denomina durmiente, probablemente porque siempre que se le descubre durante el día, cuando está durmiendo. Este pequeño reptil puede, sin embargo, correr y trepar por las paredes con asombrosa agilidad. Caza hormigas y otros insectos pequeños acechando inmóvil, como la mayoría de los gecos. Los pequeños lepidópteros nocturnos constituyen una buena parte de su alimentación. En primavera, los machos se pelean, manteniendo combates a menudo ritualizados, aunque a veces son reales. Se muerden, y pueden llegar a amputarse un trozo de la cola, que ya no se regenera. La hembra pone los huevos por pares y los pega a una pared o una piedra.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *