Saperda

Importante entre los insectos perjudiciales

Entre los numerosos insectos que atacan a los árboles, la saperda del álamo es uno de los que están considerados como más peligrosos. En efecto, este coleóptero es capaz de matar árboles jóvenes, álamos, tiemblos, de 5 a 20 años de edad. Los insectos adultos vuelan en julio y agosto. Después del acoplamiento, la hembra pone huevos rojos, en la corteza de los álamos o de los sauces. La larva hace eclosión en la primavera siguiente y cava una galería entre la corteza y la albura y, después en la madera. Arroja virutas que alcanzan 20 mm de largo por agujeros de 12 mm de diámetro. Su galería es ovalada, primeramente horizontal, después vertical y alcanza 25 cm de longitud. A veces está llena de virutas no evacuadas y la madera de las paredes se colorea de marrón bajo la acción de la podredumbre que se produce. La ninfosis tiene lugar en junio del segundo año, en una parte ensanchada del túnel, y el insecto adulto emerge en el transcurso del tercer año, a veces incluso durante el cuarto, si las condiciones meteorológicas son desfavorables. La saperda adulta se alimenta de hojas del álamo, recortando en su limbo grandes agujeros de bordes dentados. También roe las nervaduras. Los árboles atacados presentan una hinchazón al nivel de las galerías larvarias, ya que los tejidos vegetales alcanzados se regeneran. De todas maneras, el valor de la madera disminuye aunque el árbol consiga sobrevivir, pero a menudo se parte o se muere. La saperda es, pues, un devastador «primario», mientras que muchos cerambícidos se instalan en los vegetales que ya han sufrido los ataques de otros insectos y merecen el nombre de devastadores «secundarios».

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *