Sapo americano

Los renacuajos de este sapo están protegidos por su propio veneno

El género Bufo comprende gran número de especies (unas 250) repartidas por casi todos los continentes (América del Norte, Central y del Sur, Europa, Asia y Africa). Estos animales se distinguen fácilmente de otros anuros por su cuerpo macizo, los miembros cortos, una piel por lo general pustulosa, unas glándulas parótidas voluminosas situadas a ambos lados de la cabeza y la ausencia de dientes en los maxilares. El sapo americano es huésped habitual del centro y este del continente norteamericano. Se diferencia de otros sapos por la presencia de unas crestas postorbitales que están separadas de las glándulas parótidas. El macho es más pequeño que la hembra, es de color gris o rojizo, adornado de manchas negruzcas, cada una de las cuales rodea una glándula cutánea dorsal. Los ejemplares de ambos sexos viven en zonas de abundante vegetación; se les puede ver en gran número en el momento de la reproducción, que tiene lugar a partir de marzo. En esa época, los machos lanzan una especie de trinos agudos, cuya duración oscila entre 10 y 13 segundos. El acoplamiento es axilar y los huevos son fecundados en el agua; están dispuestos en una fila simple formando largos cordones gelatinosos. El número de huevos que evacúa una hembra es enorme, llegando en algunos casos a las 20.000 unidades. Los renacuajos están protegidos por unas secreciones venenosas de la piel; se transforman en unos 60 días. Las crías metamorfoseadas y los adultos consumen pequeños insectos y gusanos que capturan sobre todo por la noche.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *