Sapo corredor

Tiene una hermosa raya dorada en el dorso

El sapo corredor es una de las especies más bonitas de su género, y hace falta cierta imaginación para encontrar hermoso a un sapo. También se le llama sapo de los cañaverales. Es menos rechoncho y patudo que el sapo común: su cuerpo es más delgado, aunque sus miembros posteriores son más cortos. El macho tiene un saco vocal debajo de la garganta, y cuando croa puede inflarlo como una nuez. El sapo corredor tiene costumbres nocturnas y crepusculares. Nada bastante mal y no muestra ninguna atracción por el líquido elemento, aunque algunas experiencias de acondicionamiento hayan probado que puede adaptarse perfectamente a la vida acuática. No sabe saltar bien, aunque esta deficiencia está ampliamente compensada por una excepcional aptitud para la carrera, al igual que para escalar rocas. El sapo corre dor se encuentra en las graveras húmedas, donde se esconde en los agujeros del suelo, o debajo de las piedras durante el día. Por la tarde, cuando se le ve, podríamos confundirle con un pequeño roedor, ya que su carrera es rápida y sostenida. Principalmente se alimenta de insectos, y parece que las hormigas son sus víctimas predilectas. Atrapa sus presas gracias a su lengua pegajosa, que proyecta fuera de la cavidad bucal. Cuando no dispone de una guarida adecúada, el sapo corredor hace su propia madriguera, excavando en el suelo blando con sus patas posteriores. Penetra en su agujero andando hacia atrás. A finales de otoño, busca un refugio comunal para invernar, donde permanece hasta marzo. A veces, durante el invierno, se pueden encontrar varios de estos sapos amontonados en el jondo de un agujero.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *