Sarcófaga

Lleva con ella un tablero de ajedrez

La familia a la que pertenece esta mosca cuenta con unas 2000 especies, poco comunes en los trópicos, pero muy extendidas en las regiones templadas del hemisferio norte. Algunas son parásitas, pero la mayoría son saprófagas y se alimentan de materias orgánicas en descomposición. En realidad, este régimen es sobre todo el de las larvas. Aparte de esto, la mosca a cuadros absorbe líquidos vegetales y otras materias azucaradas. Pero lo que le atrae rápidamente es el olor de los cadáveres de los animales vertebrados y también el de algunas setas que expelen un olor nauseabundo, por ejemplo el sátiro apestoso, común en los bosques. Esta mosca presenta un dibujo en damero en su abdomen. Las larvas, puntiagudas en el extremo anterior y bastante anchas en la otra punta, pueden crecer muy deprisa cuando los huevos han sido puestos en un sustrato favorable (cadáver, excrementos). Alcanzan así, en 24 horas, 200 veces su peso inicial, y, en estas circunstancias, pueden transformarse en ninfas ocho días después de su eclosión. La sarcófaga es ovovivípara y las larvas salen de la envoltura del huevo en el momento de la puesta o un poco antes. Las larvas licúan la carne y aspiran el jugo. Se transforman en ninfas en tierra, a unos 10 cm de profundidad. Al cabo de 10 ó 15 días, la pupa se abre y sale la nueva mosca. Se abre camino hasta la superficie ayudándose con una protuberancia cefálica que se hincha. Al aire libre, las alas crecen y se endurecen. Llamada también moscarda gris de la carne, esta especie no entra en las casas. El macho es más pequeño que la hembra.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *