Serpiente ciega de Birmania

Una diminuta serpiente vermiforme

La serpiente ciega de Birmania, es un auténtico enano entre las serpientes. Existen unas 200 especies, muy difíciles de identificar y distinguir unas de otras. Todas las serpientes de la familia de los tiflópidos viven en tierra y son prácticamente ciegas. A menudo tienen las escamas coloreadas de rosa o pardo rojizo, lo que les hace parecer lombrices; muy a menudo, incluso pasan desapercibidas a causa de este parecido. Varias especies de tiflópidos se han extendido enormemente por todo el mundo, ya que suelen permanecer en el entramado de las raíces de ciertas plantas de cultivo, llegando a penetrar incluso en los tiestos, lo que hace que se los transporte con facilidad de un país o de un continente a otro, clandestinamente. La serpiente ciega de Birmania está perfectamente adaptada a la vida subterránea, que es la suya. Tiene el cuerpo cubierto con finas escamas de superficie limpia y brillante. Sus dos extremos se parecen hasta tal punto que resulta difícil determinar dónde se encuentra la cabeza. Difiere de las demás serpientes por la estructura de su cráneo, totalmente osificado, que le permite cavar sus galerías con la cabeza, cosa que no podrían hacer las otras. La boca de la serpiente ciega de Birmania es muy pequeña, por lo que el animal sólo puede comer presas minúsculas, larvas de insectos y pequeños gusanos. Sólo tiene dientes en la mandíbula superior, lo que es absolutamente excepcional en una serpiente. Varios tiflópidos viven en los grandes hormigueros y se alimentan de estos insectos, pero la mayoría de las especies permanecen en la capa de humus y de hojas secas de las selvas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *