Serpiente comedora de huevos

Del grueso de un dedo humano, puede tragar un huevo de gallina

La serpiente comedora de huevos es una paradoja. Nunca sabremos por qué la naturaleza la hizo comedora de huevos. Tan gruesa como un dedo humano, esta serpiente es capaz de tragar huevos de gallina. Es principalmente nocturna y pasa su tiempo escondida entre el follaje. Maestra en el arte de trepar a los árboles, se alimenta de los huevos que encuentra en los nidos de las aves. No es venenosa, pero sí agresiva. Muy irritable, muerde por menos de nada. Cuando se enoja, infla la parte anterior del cuerpo y lanza una sucesión de fuertes silbidos. Se enrosca y ataca a su adversario a la manera de las cobras. Cuando el animal se enrosca, sus escamas cutáneas hacen un ruido curioso, muy perceptible, al frotarlas unas contra otras. La serpiente comedora de huevos se parece a varias especies venenosas, lo que constituye para ella un excelente mimetismo; tanto es así que muchos predadores desconfían. En los bosques de Africa ecuatorial y tropical, donde las aves no poseen una estación definida para la reproducción, la serpiente comedora de huevos encuentra suficientes como para alimentarse regularmente durante todo el año. No les ocurre lo mismo a las que habitan en Africa septentrional y austral, donde las estaciones de nidificación están bien marcadas. Ahí nuestra serpiente tiene que ayunar a veces durante largos períodos, ya que en la estación seca no encuentra ningún huevo. Un dispositivo especial de los dientes falsos, al final de la garganta, le permite romper la cáscara del huevo que está comiendo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *