Serpiente coral

Su belleza esconde un gran peligro

El nombre ele serpiente coral se aplica a varias especies, caracterizadas todas ellas por la ornamentación de su epidermis, consistente en anillos de diferentes colores, generalmente muy vivos. Resulta verdaderamente difícil identificar a una serpiente coral, debido a la extensa variedad de combinaciones de colores y a la disposición de los anillos sobre el cuerpo del animal. Para hacer aún más complicada la clasificación de-las serpientes coral, existen numerosas especies sudamericanas de culebras, no emparentadas con ellas, pero cuyos dibujos y colores imitan perfectamente a los de estos peligrosos reptiles. La serpiente coral está emparentada con las cobras, y como ellas, tiene un poderoso veneno. Como las cobras, afortunadamente, no es muy agresiva, e incluso muestra una cierta repugnancia a morder. Su veneno actúa sobre el sistema nervioso y, en caso de una mordedura grave, puede ocasionar la muerte de un hombre en veinticuatro horas. Los accidentes mortales son relativamente poco frecuentes, pues la serpiente coral tiene los colmillos cortos y no puede abrir la boca tanto como las víboras. Por esta razón, tiene que cortar profundamente la piel para inocular su veneno. La alimentación de la serpiente coral consiste en pequeños lagartos y serpientes mayores que ella, como las lampropeltis y la musurana. La serpiente coral es activa de noche. Durante el día se esconde debajo de las piedras, entre el lecho de hojas y de humus del bosque. Rara vez se la puede observar y menos en tiempo lluvioso.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *