Serpiente corredora

Una serpiente de gran vivacidad

La serpiente corredora es delgada, con grandes ojos y escamas lisas que le dan un aspecto satinado. Puede ser completamente negra o marrón, de color oliva en el dorso con el vientre amarillo pálido o tener la cara dorsal azulada, Los jóvenes tienen un aspecto muy contrastado con una banda mediodorsal de manchas de color gris y negro, marrón o marrón rojizo sobre un color de fondo gris o gris azulado; muestran puntos negros en los costados y la cara ventral, que desaparecen en la cola. La serpiente corredora tiene una amplia distribución norteamericana, pues vide desde la Columbia británica hasta Guatemala y desde la costa pacífica a la atlántica. Está ausente de los desiertos y existe en poblaciones aisladas en los valles áridos del suroeste y en las montañas donde sube hasta 2000 m. También se encuentra en regiones semiáridas tanto como en otras húmedas; frecuenta biotopos abiertos, praderas, pequeños matorrales y claros de bosques. Menudea los lugares soleados donde les gusta estar a los lagartos de los que se alimenta. También captura ranas, pequeños mamíferos y especialmente insectos en la hierba de las orillas de los ríos. Es principalmente terrestre, pero puede trepar por los arbustos y árboles cuando se ve perseguida. Esta serpiente ágil y activa huye rápidamente cuando alguien se le acerca; sin embargo, cuando está acorralada, se defiende ferozmente.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *