Serpiente dardo

Pasa su vida escondida en la arena

La serpiente dardo es el único representante europeo de la familia de los boidos, pues todos los demás miembros viven en las regiones cálidas del mundo. La serpiente dardo (o boa de las arenas) hace honor a su nombre, ya que pasa casi toda su existencia escondida en la arena, invisible por completo. Su cabeza obtusa y su cuerpo grueso y corto constituyen una adaptación a esta existencia de socavador que lleva. Vive en las regiones semiáridas del sureste europeo, en Asia Menor y en el norte de Africa, donde se encuentra escondida debajo de las piedras, en las madrigueras de roedores y en la arena. En caso de peligro, la serpiente dardo se entierra rápidamente y con mucha precisión en el suelo blando. Teme el fuerte calor del mediodía, por eso sólo emerge por la mañana temprano y al atardecer para a buscar su alimento.Es carnívora y come lagartos y pequeños roedores. Agarra a su presa y la estrangula entre los anillos de su cuerpo, sin aflojar su abrazo hasta que el animal ha dejado de respirar. Al considerar este pesado y poco gracioso reptil, cuesta creer que sea capaz de movimientos extremadamente rápidos en caso de necesidad, por ejemplo para atrapar un ratón. Se ha afirmado, pero erróneamente, que la serpiente dardo era venenosa. Ninguna especie de la familia de los boidos posee dientes venenosos; lo cual, sin embargo, no quiere decir que estas serpientes estén desprovistas de dientes; por el contrario, los tienen largos, encorvados hacia atrás y su mordedura es dolorosa. Se conocen muchas especies de serpientes dardo, que se parecen y que se encuentran en Asia.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *