Serpiente narigada

Se vuelve repugnante para defenderse

La serpiente nariguda es un colúbrido delgado y de abigarrado colorido, con manchas dorsales negras ribeteadas de blanco sobre un fondo rosa o rojizo. La cara ventral es blanquecina o amarillo pálido con algunas manchas negras. La cabeza es básicamente negra. Tiene el hocico rosa o rojo y es puntiagudo, saliente e incluso respingado y la cabeza apenas se diferencia del cuello. Esta serpiente está confinada en las regiones desérticas del suroeste de los Estados Unidos y del norte de Méjico. Existen tres subespecies: la serpiente nariguda de Tejas, del Oeste y la de Méjico, que presentan un área de distribución diferente. La serpiente nariguda frecuenta los desiertos, las praderas y los matorrales. Por lo general, es crepuscular y nocturna. Durante el día, se esconde en el suelo entre las piedras, en las madrigueras de algunos mamíferos o en otros refugios subterráneos. Los lagartos constituyen su principal fuente de alimentación, aunque también come mamíferos pequeños, huevos de lagarto e insectos. Si algo la molesta, hace vibrar su cola. Algunos individuos se defienden enrollándose en anillos móviles y contorsionando su cuerpo; estos movimientos permiten al animal embadurnarse en su propia sangre, excrementos y en el contenido de sus glándulas cloacales..., con lo que se embadurna también la mano de quien pretenda capturarla. Otro comportamiento de defensa consiste en esconder la cabeza entre los anillos del cuerpo, a la vez que mueve la cola, parcialmente levantada; mientras efectúa este movimiento su piel se cubre de un líquido sanguinolento que procede de su región cloacal.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *