Serpiente tiburón de Java

Su cuerpo está cubierto de escamas granulosas yuxtapuestas

La serpiente tiburón de Java es un ofidio extremadamente curioso. Por ello, se le ha clasificado en una familia particular, la de los acrocórdidos, que comparte con la serpiente tiburón granulada, con Ja cual se halla estrechamente emparentada. Fácil de identificar por su cuerpo, muy grueso, y por la forma cuadrada de su cabeza, que, además, es aplanada y ancha. Esta serpiente lleva una existencia enteramente acuática. Se la confunde, a veces, con una auténtica serpiente marina, pero nada tiene en común con esta categoría de ofidios. Es una criatura apática en extremo. Una serpiente tiburón de Java puede estarse un día entero sin hacer el menor movimiento. La mayor parte del tiempo suele vérsela sumergida; tan sólo deja asomar sus orificios nasales, situados encima del hocico. Se alimenta exclusivamente de peces de diversos tamaños, cuyo paso acecha en estado de perfecta inmovilidad. Los peces, y también las personas no iniciadas, se dejan engañar por la aparente apatía de esta serpiente, pero su mordedura es dañina para el hombre, dolorosa y casi siempre infecciosa, y mortal para los peces. En efecto, esta serpiente puede morder con la rapidez del rayo, cuando se la cree aletargada. A veces se arrastra por el fondo del agua o incluso, excepcionalmente, por tierra. La serpiente tiburón de Java se desplaza de una curiosa manera, como reptando, de forma análoga a como lo hace la lombriz. Su cuerpo parece avanzar independientemente a la piel, demasiado ancha y con repliegues, lo que, en inglés, le ha valido el nombre de «elephant trunk snake» (serpiente trompa de elefante).

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *