Seudoescorpion

Está emparentado con los escorpiones, pero carece de aguijón

Existen más de 1.500 especies de seudoescorpiones que habitan en todas las regiones cálidas y templadas del mundo. Estos singulares artrópodos están estrechamente emparentados con los escorpiones, pero se diferencian de ellos por carecer del abdomen alargado y terminado en un dardo venenoso. Todos los seudoescorpiones son de tamaño muy pequeño. Son de gran viveza y corren rápidamente, tanto hacia adelante como hacia atrás, lo que constituye una de sus particularidades. El seudoescorpión cancroide, Chelifer cancroides, se desplaza incluso a mayor velocidad marchando hacia atrás que hacia delante. A veces aparece entre los libros viejos o entre montones de papeles polvorientos. Por esta razón se le llama también «escorpión de los libros». Todos los seudoescorpiones viven en lugares resguardados. Se encuentran en sitios secos, debajo de las piedras o de troncos secos. Algunas especies frecuentan las axilas de las hojas del pandano y de otras plantas tropicales arborescentes. Son pequeños animales carnívoros que se alimentan de presas minúsculas que encuentran en su hábitat y que agarran con las pinzas raptoras. Las víctimas de los seudoescorpiones son, sobre todo, los colémbolos, a los que devoran por completo. Al contrario que las arañas, que succionan sus presas para vaciar su contenido, y que los verdaderos escorpiones, que apartan las partes duras, los seudoescorpiones lo devoran absolutamente todo. A veces se cuelgan de las hormigas o de los escorpiones para trasladarse sin esfuerzo a lugares más propicios. Algunas especies construyen sus refugios en forma de iglú.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *