Silfido de corselete rojo

Enarbola un rojo leonado que le distingue de sus congéneres negros

Terrícolas o arborícolas, carroñeros o carnívoros, a veces vegetarianos, los sílfidos tienen en general un cuerpo ancho, aplanado, una pequeña cabeza en gran parte escondida bajo el protórax y unas antenas en forma de maza. Durante el día suelen estar escondidos bajo las piedras, las hojas muertas o las cortezas. El silfido de corselete rojo es bastante común en los bosques de árboles de hoja caduca donde se le observa sobre los cadáveres de animales. Igualmente permanece sobre los hongos podridos y se muestra así entre los meses de abril y agosto. Pero no está claro que el insecto adulto se alimente realmente de materias orgánicas en descomposición (como el Necrophorus). Posiblemente le atraen por la presencia de otros insectos necrófagos de los que se alimenta. Entre las especies del género vecino, Silpha (en el que el Oeceoptoma estaba clasificado anteriormente), la silpha negra es una de las más abundantes. El adulto y la larva se alimentan de caracolas y de babosas. Cuando alcanza su presa, la silpha la muerde. La baba expulsada por el molusco le sirve de alguna manera de aperitivo y el jugo digestivo paraliza a la víctima. Además, transforma poco a poco sus carnes en una pasta que el insecto puede absorber cómodamente. El acoplamiento de esta especie es curioso, ya que el macho se monta sobre el lomo de la hembra andando hacia atrás y la agarra por una o por las dos antenas. Otra especie clasificada en el género vecino Blithophaga, es perjudicial para la remolacha porque sus larvas roen las plantas jóvenes y, cuando abundan, pueden asolar un campo entero.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *