Spirographis

Resguarda su abanico en un tubo

El spirographis es uno de los invertebrados marinos más notables, por una parte debido a su extraña belleza, y por otra, a su facultad de esconder su abanico bronquial en el interior de un tubo y desaparecer de la vista. Existen varias especies de spirographis, dos de las cuales al menos viven en el Mediterráneo; éste es el caso del que ilustra esta ficha. Las sabellas, que están estrechamente emparentadas con los spirographis, y a quienes se parecen asombrosamente, viven en el océano Indico y en las aguas cálidas del Pacífico tropical. Varios de estos anélidos poliquetos sedentarios pueden admirarse en los acuarios marinos, de los que constituyen uno de los mejores ornamentos. El cuerpo del spirographis está enteramente escondido en el interior de un tubo protector. Este tubo parece de caucho, ya que tiene su misma consistencia y elasticidad. El cuerpo se termina en un aparato branquial formado por dos lóbulos iguales; cada uno de ellos lleva una veintena o más de filamentos que se abren en abanico. Estos filamentos ondulan suavemente al compás de los movimientos del agua, con reflejos del más hermoso efecto. La longitud del tubo puede alcanzar 50 cm en los ejemplares mayores. Todos los spirographis viven en el fondo del mar y fijan su tubo a una roca o a una piedra. Se les ha descubierto viviendo a varios miles de metros de profundidad. El spirographis se alimenta de microorganismos y de detritus orgánicos. Los alimentos son arrastrados hasta el orificio bucal por las corrientes de agua que producen los movimientos de cilios vibrátiles.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *