Stylonychia

Y , sin embargo... anda

La mayoría de los ciliados son nadadores, como el paramecio, o fijos, como la vorticela. Pero algunos se han adaptado a la reptación y casi podría decirse que andan. Estos animales unicelulares están aplastados dorso-ventralmente, con la cara inferior muy plana y la superior abombada. Como hecho característico de este grupo, la cara ventral presenta una especie de zancos, distribuidos por todo el cuerpo y sobre los que se sostiene este animal. Estas especies, que tienen una longitud aproximada de 1/3 de mm, se encuentran en el fondo de las charcas de agua dulce. Estos animales se mueven sobre sus zancos, de forma parecida a los erizos de mar fusiformes, para buscar sus presas (bacterias u otros unicelulares). Estas son conducidas al interior de una depresión, por una corriente de agua creada por el golpeteo de una membrana formada por cilios unidos. En el fondo de esta “boca citoplásmica” envuelven las presas en un minúsculo saco (vacuola digestiva) dentro de la célula. En la vacuola se segregan unas enzimas que digieren la materia orgánica y la convierten en asimilable. La cara superior de la stylonychia sólo cuenta con unos pocos cilios, distribuidos regularmente y cuya función es sensorial. Este ser unicelular está dotado con un sistema nervioso motor que coordina los movimientos de las varillas durante la marcha. Las líneas conductoras que van a cada zanco, parten de un centro globuloso coordinador. Una ruptura en la célula a la altura de estas líneas interrumpe la marcha, mientras que no pasa nada si ocurre en otro lugar.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *