Tábano cegador

Tras la cópula, la hembra busca sangre

Esta bonita mosca pertenece a uno de los tres géneros más ampliamente repartidos de los Tabánidos. A pesar de su pequeño tamaño, la hembra de esta especie es tan agresiva como sus primos más grandes, Haematopota y Taba-nus, y es capaz, con una sola picadura (¡y si no le molestan! ), de aspirar hasta 55 mg de sangre. Ataca sobre todo a los bovinos y a los caballos, eligiendo para picar la región del cuello, la cabeza y los alrededores de los ojos, de donde le viene su nombre vernáculo de «tábano cegador»; además, caecutiens significa «que deja ciego». Cuando quiere deleitarse con sangre humana, vuela en círculo alrededor de la cabeza de la víctima elegida, con un vuelo perfectamente silencioso, esperando el momento favorable a la picadura. Los machos, menos vivamente coloreados, no pican; se alimentan de rocío, de néctar y de la savia azucarada de algunas plantas. Desde la salida del sol, se les puede ver cerca de los arroyos, agrupados sobre plantas acuáticas, acechando a las hembras a las que arrastrarán a una danza nupcial colectiva por encima del agua. Tras el acoplamiento, la hembra busca alguna víctima para chuparle la sangre, lo que le permitirá asegurar la maduración de los huevos. Estos son puestos en plantas acuáticas, pegados unos a otros, y al sustrato, por una sustancia adhesiva segregada por una glándula vaginal anexa. Las larvas viven en aguas corrientes; son alargadas, cilindricas, de un amarillo verdoso y finamente estriadas a lo largo. Son carnívoras y se alimentan de gusanos, moluscos y larvas de otras especies de Dípteros. Estas larvas viven hasta dos o tres años. Los adultos, que vuelan de mayo a setiembre, sólo viven algunas semanas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *