Tapaya solar

Un curioso modo de esconder los huevos

Como todas las especies del género, la tapaya solar tiene el cuerpo ovoide y cubierto de escamas espinosas; las patas y la cola son muy cortas. Es el mayor lagarto conocido, y se reconoce fácilmente por los 4 grandes cuernos cuyas bases están en contacto. Una ancha banda oscura bordea por ambos lados la superficie del cuerpo, ligeramente coloreada por detrás con tonos gris, beige o rojizo. A veces lleva una raya vertical clara. A cada lado del cuerpo tiene también una sola hilera de escamas. Vive en los Estados Unidos, al sur de Arizona y al noroeste de Méjico. Frecuenta las zonas de rocas y guijarros de las llanuras áridas o semiáridas, de las colinas y de las vertientes bajas de las montañas, desde el nivel del mar a los 1400 m de altitud. Busca la proximidad de plantas raquíticas y raramente se le puede observar en los bajos fondos arenosos. Por lo general, no ocupa el mismo biotopo que otras especies de tapayas. Esta tapaya solar efectúa una puesta bastante curiosa: la hembra hace rodar los huevos por debajo del abdomen hasta que se cubren de arena y después los hunde presionando su zona pelviana. La eclosión se produce en septiembre u octubre y, teniendo en cuenta la tasa de crecimiento de las crías, es probable que la madurez sexual de la especie se produzca a la edad de 2 años. Su régimen alimenticio se compone de insectos varios y sobre todo hormigas, que le gustan particularmente.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *