Tetra del Gongo

Un ilusionista en el arte de manejar los colores

El tetra del Congo es, sin lugar a dudas, uno de los más bellos representantes africanos de los Caracoides. Sus colores del arco iris se deben a la descomposición de luz por su escamas, que desempeñan el papel de prismas. Otra características, curiosa y muy rara, es que los machos—aparte de tener un colorido más vivo— tienen una soberbia cola de tres lóbulos; las excrecencias del lóbulo central se parecen a plumas más o menos recortadas. Este lóbulo central está extraordinariamente desarrollado en los especímenes criados en cautividad, dada la ausencia de depredadores. En efecto, en la naturaleza los peces comedores de escamas y aletas, particularmente del género Belonophagos se encargan de reducírselo. En el momento de la reproducción, la hembra deposita los huevos cerca del fondo, entre las plantas. La eclosión tiene lugar 6 días después y las crías ya nadan de 24 a 36 horas más tarde. Recordemos que en este caso se trata de los grupos más ricos en especies, todas exclusivas de agua dulce y provistas de un órgano único entre los peces: los Cipriniformes en general y los Caracoides en particular cuentan con una curiosa cadena de huesecillos que enlazan la vejiga natatoria con el oído, comparable a la cadena de huesecillos que en el hombre une el tímpano al oído interno. El papel de este dispositivo es transmitir los sonidods, especialmente los agudos, captados por la vejiga a nivel de un pseudotímpano, ampliados y transmitidos al oído. También pueden emitir sonidos elevados gracias a una especie de laringe unida a la vejiga mediante un canal neumático. El conjunto del dispositivo permite al parecer la comunicación entre individuos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *