Thalassema

Un extraño habitante de los mares

Los Equiúridos son animales marinos de cuerpo vermiforme provisto de una trompa en el extremo cefálico; agrupan unas 150 especies hasta ahora conocidas y el género Thalassema es el más rico, ya que, por sí solo, agrupa a 45 especies. Su aspecto es poco diferente al de los Sipuncúlidos, pero se distinguen de ellos por su trompa no retráctil; ésta puede, no obstante, extenderse o acortarse, pero nunca desaparece por completo en el resto del cuerpo. El cuerpo está dividido en dos partes: la trompa y el cuerpo propiamente dicho. La trompa presenta el valor morfológico del lóbulo cefálico; en su base se encuentra la boca. No existen apéndices locomotores ni tentáculos ni órganos sensoriales. La alimentación se compone, esencialmente, de plancton. La thalassema es muy contráctil: la trompa mide casi tres veces la longitud del cuerpo, pero una vez contraída, se reduce a una simple lengueta encorvada. El cuerpo presenta bonitas variaciones de color: desde el azulado o amarillo anaranjado en la región anterior, pasa al gris rosado en la parte media, para acabar en la parte posterior con un tinte blancuzco. Se pueden distinguir las visceras a través de los tegumentos, casi translúcidos, de la zona media. Este Anélido aberrante frecuenta mucho las piedras perforadas. Su cuerpo está recubierto de una capa mucosa incolora; su flexibilidad y su gran facilidad para contraerse le permiten retirarse sin problemas a las fisuras de las rocas. Se ha observado que ciertas especies pueden separarse de su trompa por autotomía; no se ha observado la regeneración de la trompa, pero es probable que se produzca.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *