Tiburón de franjas pardas

Debe su nombre común al dibujo de la pieI de los jóvenes

Bentónico y de costumbres más bien nocturnas, vive en todas las aguas templadas del Indo-Pacífico, menos en las del Atlántico tropical, preferentemente en las zonas costeras y coralinas sombrías. Pertenece a los Galeiformes, especie de tiburones que se caracteriza por la presencia de dos aletas dorsales sin espina y una pequeña aleta anal. Como todos los miembros de su familia, presenta dos rayas características que van desde las fosas nasales a la boca, y se prolongan por unas barbillas, que le confieren, a veces, el nombre común de tiburón-gato. Dos pequeños orificios, situados cerca de los ojos y llamados respiraderos, permiten el paso del agua que irriga la cavidad branquial y así puede respirar con la boca cerrada. Las últimas hendiduras branquiales, justo en la vertical de la base de las pectorales y la primera dorsal (situada encima de las ventrales), son también características de los Orectolóbidos o tiburones-alfombra. El tiburón de franjas pardas se caracteriza además por su aleta caudal relativamente corta y su colorido. El adulto, pardo rojizo, tiene los flancos y la cola más oscuros que el resto del cuerpo. El joven es más par-duzco y su piel está vivamente contrastada por la presencia de unas doce franjas oscuras que adornan sus flancos y desempeñan un papel de camuflaje: arte que practica toda la familia. Aún no se ha conseguido la reproducción en cautividad de este tiburón ovovivíparo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *