Tiburón gris de los arrecifes

Anuncia sus ataques con un particular comportamiento agresivo

Como su nombre indica, el tiburón gris de los arrecifes presenta una coloración grisácea característica, aunque su vientre es más claro. Frecuenta los arrecifes coralinos y se le encuentra a lo largo de las pendientes externas, expuestas a alta mar, donde se muestra más o menos territorial. De tamaño medio para un tiburón, posee una bonita forma hidrodinámica, con un hocico puntiagudo y ligeramente deprimido y un cuerpo poderoso. La extremidad de las aletas pectorales, la segunda dorsal y la anal son negras, las pelvianas y la caudal están también bordeadas de oscuro. Finalmente los dientes de la mandíbula superior (triangulares, de potentes cúspides) son diferentes de los de la inferior (más pequeños y más finos). El tiburón gris de los arrecifes es peligroso y no porque tema en absoluto a los buceadores: sus ataques son deliberados. Al contrario que otros tiburones que atacan sin poner en guardia a la víctima o que muerden sin manifestar un comportamiento particular, el tiburón gris indica claramente sus intenciones antes de pasar a la acción. El ataque propiamente dicho va siempre precedido de unas vueltas nadando alrededor de la víctima. Comienza por enderezar sus pectorales, después arquea su cuerpo y empieza a nadar en círculos realizando unas ondulaciones laterales, características de los tiburones, pero que en él son particularmente marcadas y poderosas, casi exageradas. Después, una pasada rápida por encima de su víctima precede generalmente al ataque con mordedura. Los gestos de intimidación que suelen tener un efecto disuasorio con otros tiburones, son completamente inútiles con éste.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *