Típula

Muchas personas temen a la típula, que parece absolutamente un mosquito gigante. Este temor es infundado, ya que la típula está totalmente desprovista de órgano chupador acerado y su boca no posee los estiletes que han justificado la triste reputación de los mosquitos hematófagos. Existen unas 8500 especies de típulas distribuidas por todo el mundo. La típula rara vez entra en nuestras habitaciones, y cuando esto sucede, es por accidente. Se la encuentra siempre en las praderas, en donde se mueve entre la hierba y vuela cerca del suelo. Es un díptero bastante perezoso y estrictamente nocturno. La típula adulta no se alimenta prácticamente en absoluto y, a lo sumo, absorbe un poco de rocío, ya que su vida es muy efímera. En compensación, su larva, larga y blanda, parecida a la oruga de las noctuidas, damuchos motivos de queja. Es un insecto muy perjudicial para los cultivos, ya que se alimenta exclusivamente de raíces. Como si lo hiciera a propósito, la larva de la típula elige siempre para roer los plantíos nuevos de legumbres y las raíces de zanahorias, por las que siente una especial predilección. Muy resistente a los pesticidas, es una larva difícil de combatir eficazmente y los cultivadores temen lógicamente a este parásito. En la naturaleza, la típula pone sus huevos en el suelo y las larvas se contentan con raíces de gramíneas. Como todos los dípteros, la típula posee dos curiosos y pequeños apéndices en forma de porra, o de pesas, situados detrás del nacimiento de las alas. Se trata de órganos estabilizadores, que desempeñan el papel de giróscopos cuando el insecto vuela.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *