Tortuga carbonera

Un habitante del infierno verde...

La familia de los testudínidos cuenta con seis géneros y treinta y siete especies de tortugas terrestres, caracterizadas por su caparazón abombado y sus patas macizas con dedos soldados y en las que sólo las pequeñas garras están libres. Las especies más pequeñas miden 12 cm y las más grandes sobrepasan el metro. La mayoría vive en Africa (20 especies) y en el Sudeste asiático (8 especies). Hay algunas especies en Europa meridional, tres en Sudamérica y una en Norteamérica. Estas tortugas frecuentan los medios abiertos, estepas, sabanas, desiertos y sólo unas pocas viven en las selvas y lugares húmedos. Comparadas con las tortugas acuáticas, son muy lentas y torpes, por lo que, en caso de peligro, no huyen sino que se defienden pasivamente escondiéndose dentro de su caparazón. Su régimen es sobre todo vegetariano; ocasionalmente capturan pequeños animales poco rápidos. Son capaces de resistir sin comer ni beber durante mucho tiempo; si su comida es lo suficientemente jugosa, no necesitan beber. La tortuga carbonera está considerada por algunos especialistas como una simple forma melánica de la tortuga forestal, Testudo denticulata. Las dos razas —o especies— están ampliamente distribuidas por la amplia superficie forestal sudamericana, donde buscan el suelo húmedo. La tercera especie sudamericana, Testudo chilensis, tiene el borde de la madíbula superior en forma de pico. A pesar de su nombre, no vive en Chile, sino en Argentina y Uruguay. De pequeño tamaño, su caparazón alcanza como máximo 22 cm. Le gusta el terreno seco.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *