Tortuga de cabeza ancha

Es capaz de trepar a los árboles

Verdaderamente existen animales asombrosos en todos los grupos e incluso entre las tortugas, de cuya evolución, sin embargo, no cabría esperar fantasías ni extravagancias. La tortuga de cabeza ancha constituye simple y llanamente la excepción de la regla; es el representante más extraño del orden de los quelonios. Lo primero que sorprende al observador es la desproporción de la cabeza. Inútil tratar de saber dónde y cómo la tortuga esconde esta enorme cabeza, puesto que no tiene suficiente sitio bajo su caparazón. Por lo demás, las placas córneas y óseas que recubren esta cabeza suya tan especial bastan para protegerla eficazmente. La tortuga de cabeza ancha constituye por sí sola una familia diferenciada, la de los platistérnidos. Vive en Asia tropical, desde Birmania hasta la China meridional. Posee un caparazón de forma ovalada, bastante aplastado, y una larga cola. Sus patas están armadas con fuertes garras curvadas. Desde siempre, los zoólogos han manifestado su desacuerdo en lo concerniente a las costumbres de la tortuga de cabeza ancha. Algunos afirman que es capaz de trepar a los árboles, otros, por el contrario, niegan este hecho. Esta tortuga vive en los ríos de montaña, hasta los 2000 m de altitud, pues le gustan las aguas frescas de los torrentes de curso rápido, cuya temperatura no exceda de los 15° C. Es un animal esencialmente acuático, que sólo abandona el agua para efectuar la puesta. Y, sin embargo, se la ha visto trepar por la rugosa corteza de los árboles. Un especialista alemán ha observado a varias de estas tortugas de su propiedad trepando hasta lo alto de las cortinas de su apartamento.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *