Tortuga mordedora

Una tortuga con muy mal carácter

En los Estados Unidos, la tortuga mordedora es llamada “snapping turtle” (tortuga huraña), nombre que le va perfectamente. En efecto, esta tortuga es irritable en muy alto grado, y pasa al ataque con una desconcertante facilidad. Desde el norte hasta el sur de su área de distribución, existen varias subespecies, aunque es común sobre todo en el este de los Estados Unidos. Al igual que la tortuga aligátor, su pariente de mayor tamaño, la tortuga mordedora está sólidamente constituida. La cabeza es gruesa, provista de un poderoso pico, una verdadera cizallabas gruesas patas, con fuertes garras, no pueden replegarse bajo el caparazón, como tampoco la cabeza. La larga cola está provista de una hilera de escamas espinosas, como una cresta. El peto, que es la placa ventral del caparazón, es particularmente reducido en los Quelídridos, lo que les proporciona precisamente una libertad de movimientos que no poseen otros quelonios. La tortuga mordedora vive en pantanos, largos y ríos, donde le gusta desplazarse caminando por el fondo. A pesar de la membrana de sus patas, no es una gran nadadora. Por lo demás, pasa mucho tiempo en tierra, donde se muestra a gusto e incluso rápida. Por esta razón, su alimentación es muy variada y consiste en vegetales, insectos, peces, batracios, aves e incluso cadáveres de animales y sobre todo, serpientes. A veces, se le da igualmente el nombre de tortuga voraz, que pone en evidencia su apetito insaciable, así como su ardor por la caza. Con una fulminante distensión de la cabeza, atrapa a sus presas en el tomo mortal de sus mandíbulas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *