Triquina

Un gusano minúsculo pero temible

La Trichinella spiralis es una de las especies más temidas entre los 10 000 Nematódos censados en el mundo en el momento actual. Vive en el intestino y en los músculos del hombre y de diversos mamíferos (sobre todo el cerdo), pudiendo causar una grave enfermedad: la triquinosis. Tragadas por un carnívoro (cerdo, perro, rata, etc.), las larvas de la triquina alcanzan su intestino donde, en una semana poco más o menos, se harán adultas. Permanecen en él de 4 a 6 semanas, durante las cuales las hembras dan vida a un gran número de jóvenes larvas. Estas emigran enseguida para alcanzar la corriente sanguínea que les conduce al interior de los tejidos musculares, donde se enquistan, elaborando una cápsula de protección. La duración del enquistamiento puede ser muy larga (más de 10 años a veces) y durante todo este tiempo las larvas viven lentamente, esperando que el músculo en el que se encuentran sea tragado por uno de sus carnívoros elegidos, el hombre por ejemplo, si se trata de carne de cerdo. El principio, las personas infectadas sentirán naúseas y graves trastornos intestinales, que corresponden a la presencia de larvas en el intestino; en el momento de su enquistamiento (unos 20 días después de la comida) se producirán dolores musculares intensos y una fuerte fiebre. Después esto se irá apaciguando, pero, si el número de triquinas ingeridas es grande, puede sobrevenirle la muerte al individuo infectado. Como casi es imposible detectar la presencia de las triquinas en los músculos de los cerdos, es preferible consumir esta carne perfectamente cocida.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *