Vampiro atrapamoscas

Vuela sin desplazarse libando el néctar de las flores

El vampiro atrapamoscas es un murciélago de las regiones tropicales del Nuevo Mundo. Se han descrito tres especies, de las cuales el vampiro atrapamoscas Glossophaga soricina, ilustrado aquí, es el más ampliamente distribuido. Los anglosajones le llaman «long tongued bat» (murciélago lengüilargo) a causa de su órgano bucal extensible, que le permite buscar el néctar y el polen en el fondo de las flores de cáliz profundo. Es ésta una curiosidad de esta especie, la de ser uno de los pocos murciélagos nectarívoros, mientras que la aplastante mayoría de estos mamíferos es insectívora. El murciélago lengüilargo no es por ello exclusivamente florícola, ya que también puede vérsele cazando insectos; además le entusiasma el jugo y la pulpa de los frutos maduros. El vampiro atrapamoscas es nocturno y pasa el día suspendido en una caverna. También se le ve cerca de las comunidades humanas, en las chozas de los indígenas. Es un animal sociable, cuyos dormitorios están casi siempre poblados por docenas o más bien centenas de individuos. Cuando llega la oscuridad, todo este pequeño mundo entra en actividad. El vampiro atrapamoscas es conocido por su vuelo rápido y seguro. Puede observársele sobre los ríos, cuando su silueta destaca sobre el cielo, al claro de luna. Permanece activo durante toda la noche; los árboles en flor y algunas especies de cactáceas le atraen. «Liba» como un colibrí, revoloteando en vuelo estático ante una flor, al tiempo que hunde su lengua, que mide dos veces y media la longitud de su cabeza.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *