Varano del desierto

Traga enteras a sus presas

El extraño mundo de los varanos comprende unas veinte especies, que viven principalmente en las regiones tropicales y subtropicales del Viejo Mundo. Son los lagartos más primitivos, que verdaderamente merecerían el nombre de dragones o dinosaurios modernos. Tienen varios puntos en común con las serpientes, particularmente por su manera de comer: mientras que los demás saurios cortan a su presa despedazándola, aunque no sea especialmente voluminosa, los varanos engullen entera a su víctima, como lo hacen las serpientes, y no utilizan sus dientes afilados más que para sujetar a su presa. Su cuello, desmesuradamente largo, se contorsiona de forma muy curiosa cuando degluten. El varano del desierto o varano gris, que habita en regiones muy áridas, desde el Pakistán hasta el Sáhara occidental, contrasta con la mayoría de las otras especies, que generalmente viven en las cercanías inmediatas del agua: en efecto, ha elegido vivir donde el agua es escasa o incluso desaparece por completo periódicamente. Como todos los saurios, que tienen la sangre fría, el varano del desierto debe calentar su cuerpo exponiéndolo al calor solar, antes de entrar realmente en actividad. Como es natural, se trata de un animal diurno; sin embargo, en los desiertos la temperatura llega a ser insoportable a mediodía, lo que obliga a este varano a esconderse en el fondo de su madriguera, de donde sale avanzada la tarde. Es un peligroso depredador, que hace estragos entre las poblaciones de lagartos, roedores y aves terrestres.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *