Veretillum

Una forma delicada de vida submarina

Los Celentéreos, que reagrupan a las anémonas de mar y, a los corales, presentan otra formas menos conocidas y sin embargo muy interesantes. Los veretillum, del orden de los Penatulári-dos, se cuentan entre las formas más primitivas de los Octocoraliarios. El esqueleto está constituido por un simple eje quitinoso. La colonia presenta dos partes distintas: una base desprovista de pólipos, el pedúnculo, y una parte superior en forma de maza, que llevan los pólipos. El veretillum vive en los fondos de 20 a 100 m, sujeto a sedimentos blandos, aunque lo suficientemente firmes para permitirle un buen anclaje por su pedúnculo, que tiene la facultad de inflar a fin de asegurar un mejor asidero al sustrato. Al nacer, el veretillum no está formado más que por un único individuo, dotado de un cuerpo alargado que degenerará y sobre el que brotarán todos los pólipos secundarios que constituyen la colonia. Algunos de estos pólipos, sexuados, poseen ocho tentáculos y pueden servir de modelo de organización para los Octocoraliarios. Son transparentes y fácilmente muestran sus ocho membranas internas, bordeadas por los órganos genitales, que los marcan con una línea blanca. Otros pólipos, estériles, han perdido sus tentáculos; tienen por misión hacer circular el agua en los canales longitudinales, recorriendo los tejidos de la colonia. Cada pólipo tiene la facultad de replegarse en su alojamiento, aunque es sobre todo la colonia entera la que por ser, muy contráctil, puede reducir su tamaño de 40 a 5 cm, expulsando el agua que contiene, gracias a una importante musculatura.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *