Lagarto de collar

De extraordinaria rapidez... ¡en carrera bípeda!

Crotaphytus collaris debe su nombre de lagarto de collar o lagarto de gorgera al hecho de llevar siempre a la altura del cuello un doble collar negro que se suele interrumpir en el dorso. La coloración y los dibujos del cuerpo varían mucho según los individuos. En la hembra, algunos días después del acoplamiento, aparecen en sus flancos unas manchas o bandas de color rojo, que a veces también surgen a ambos lados del cuello para desaparecer después de la puesta. Las crías de ambos sexos tienen rayas rojas, como las hembras gestantes. El lagarto de collar frecuenta los lugares montañosos, rocosos, los cañones donde la vegetación escasea, y a menudo vive en regiones áridas o semiáridas. Su biotopo ideal lo constituyen grandes blóques de rocas con superficies abiertas que le permiten desplazarse rápidamente corriendo. Trepa por las rocas para calentarse al sol y observar mejor los alrededores. Cuando la piedra sobre la que está se calienta demasiado, se aleja de ella levantando el cuerpo sobre las cuatro patas de forma que evita el contacto, asegurando así una buena termorregulación. Se alimenta sobre todo de insectos, pero también de lagartos. De carácter bastante irascible, trata de morder cuando se le molesta. Contrariamente a lo que suele decirse, este lagarto no produce emisiones sonoras. Muy activo, salta con agilidad de piedra en piedra. Si se le sorprende, es capaz de huir muy rápidamente, primero corriendo sobre las cuatro patas y después alzando las patas anteriores así como la cola; de este modo alcanza gran velocidad en carrera bípeda.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *