Tinamú

Una misteriosa ave de la jungla sudamericana

El tinamú se parece a la perdiz, si bien no le une a ella ningún lazo de parentesco. Las casi 50 especies de tinamúes constituyen una familia y un orden distintos que únicamente tienen representantes en América del Sur. Los especialistas relacionan más al tinamú con el ñandú que con las galliformes, a pesar de las apariencias. Todos los tinamús tienen un plumaje apagado, de colores pardos o grises, poco vistosos. Estas aves viven en el suelo y no vuelan. Como mucho, hacen uso de sus alas para huir en distancias cortas. Se ha podido comprobar que el tinamú tiene las alas y sus músculos correspondientes muy desarrollados, lo que debería permitirle un vuelo sostenido y seguro; sin embargo, los pulmones y el corazón son insuficientes. La debilidad del corazón en particular, limita la capacidad física de esta extraña ave. Parece ser también, que la coordinación nerviosa y muscular es deficiente, ya que a veces ocurre que un tinamú sorprendido intenta huir corriendo ciegamente contra el tronco de un árbol, donde encuentra la muerte. El tinamú tiene, por otra parte, una carne suculenta, lo que hace que los indígenas le den una caza encarnizada. Podríamos preguntarnos cómo esta ave ha podido conseguir sobrevivir en tan desastrosas condiciones de existencia. Su salvación estriba en el hecho de que sabe permanecer perfectamente inmóvil. Su plumaje le asegura un excelente camuflaje en el sotobosque. El tinamú es solitario, salvo en la época de la reproducción. En ese momento el macho se vuelve polígamo y fecunda a varias hembras. Estas utilizan un nido común y ponen sus huevos, que serán incubados por el macho.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *